No todo ha de ser vivir,
y vivir para jamás cantar.
La nave, como era tan leve,
partía por la vertical.
“¡Suba el que quiera! —gritan ellos,
 y aunque muchos los envidiaban,
 no se querían arriesgar.
 ¡Mejor es largar las amarras
 ¡que nos dejen en paz!
 Después de todo y a la postre,
 no los vamos a contentar.
 Porque está más allá del sueño
 de las manos y de los ojos;
 de las raíces y del humus;
 de las lágrimas y la sangre.
 La nave, como era tan leve,
 está más allá, está más allá;
 está más allá, de las manos y de los ojos.
 La nave, como era tan leve, de los espacios y los años;
 más allá está.
           LA CANCIÓN DEL EQUIPAJE, POR ALFONSO REYES
           Para Bitácora, revista de los más jóvenes
          

Nic Celón – Ima/Adobe

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .