BILLABONG


/|¨Una vez que la piel se ha `roto¨.

|ALEGRES TRÓPICOS|

LOS HIJOS DE LA MAR

/_¨Deslizándose sobre la tabla salvavidas una muñequera une con el hilo la vida y la muerte abajo a centímetros picos de rocas y coral amenazan la brazada´-.

|/__¨Las condiciones en que se desliza la vida—, los mitos-las-costumbres la lucha por la vida de una civilización/Exótica---, en el mar de fuego--- . /De modo que zum zum bajaban y los atajaban abajo los genios-que-abajo/Celoma hijos de muerte___/Un túnel por el no sopla el viento/Arrebato -¡Mi muerte no les servirá-Titanes!-Que ahí abajo el delgado corazón ---de rocas sólidas sobre la cual deslizo fibra/Corazón -Y- Tres/Tablas ---, apartándose del muelle los hilos se tensaron sobre el agua/Tablas cronológicas---, con vida y muerte <al ego y al otro>-Todo termina alguna vez-´|/Sobre una roca elevada-una-fogata-permanente----<<Pájaro Blanco>>¨venció al universo¨ sobre el mar embra/Vecido-[Al viento se deslizaban con impulsos de velas/Palmas-Tres Carlos hombres /Tablas dominio candidatos a la gloria---, para hilar el hilo fuera de las rocas“`/Pónganse las Tablas como camillas Equipo de Aires-agua-Mar-arena -casados con pul/Serás coral ¡son una pluma!/Vida las Tablas]-expresaban expectativa de vida de un saludar /Sudar y jadear—, es un convenio marítimo a bordo de las Tabla-.|De mis hijos a la Gran Caza del regreso/Orilla con la esperanza de estar|—, sobre una roca elevada-y-una-fogata-permanente -/Plácidamente-fielmente/Soberanamente¨./La Vida-sigue´´´.

Nic Celón Ima/Adobe

MURIEL, APRENDIZ DE ÁNGEL/ Muriel, Angel´s Apprentice


/_¨APRENDIZ DE ÁNGEL La pequeña Muriel deseaba fervientemente ver la luz del sol—, si bien solo divisaba oscuridad desde hacía ciento cincuenta días___./Pero tras mirar afuera de nuevo- -vio maravillada y se elevaban luego—, hasta el cielo ´para empapar las alas del León -Y- patas Halcón¨.

EL ARTCA

Por Mar Martínez Leonard

Todo se había tornado gris en el Sector Oeste de la ciudad. No había nadie en sus avenidas, que ahora eran transitadas por un ser alado de proporción colosal con cabeza de león y patas de halcón, de sus fauces escapaban estentóreos rugidos. Este León Alado había robado los días del Sector Oeste, dejando a su gente atrapada en las tinieblas.

La pequeña Muriel deseaba fervientemente ver la luz del sol, si bien sólo divisaba oscuridad desde hacía ciento cincuenta días. Ahora era aprendiz de ángel, aunque eso de poco le servía. Con mucho miedo y precaución, Muriel se acercó a la ventana de su cuarto y rompió a llorar.

Pero, tras mirar afuera de nuevo, vio maravillada cómo sus lágrimas aumentaban de tamaño y se elevaban luego hasta el cielo para empapar las alas del León, que detenía su vuelo maléfico y caía desplomado sobre…

Ver la entrada original 172 palabras más