/_¨Me deleitaría estar siempre acompañada de un Sancho Panza-. Sería un honor que Sancho me estirara del brazo—, para frenar mis arrebatos-. Dotarme de sensibilidad- para dejar que lo importante -se imponga— . |No quiero un Pepito Grillo__`Tu Sancho defiende tus molinos porque no hay sentido extrínseco-. <Otros ya embadurnados de nihilismo-defenderán-el-vivir-hoy-. `Aquel que fue siempre realista—, hoy no puede ser más que nihilista___^Si tu pudieras Sancho recorrer con tu Rucio este invierno__tal vez tu Hidalgo deslumbrado__no tardaría más que breves jornadas en caerse de su Rocinante/forzado y superado por la realidad`la cual es ciertamente excesiva¨.

FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

Me deleitaría estar siempre acompañada de un Sancho Panza. Ese hombretón todo honradez, de baja estatura, que se arrastra tras quien considera que no se halla en su lugar, por compasión; intentando con paciencia y un chorreón de realidad, bajarlo al terreno donde se dirimen las cosas cotidianas, para que el otro no muera de irrealidad metafísica.

Sería un honor que Sancho me estirara del brazo, para frenar mis arrebatos de soberbia, para esparcir con un aerosol prudencia sobre mis labios y, sobre todo, para que descienda del punto trascendente en el que la nada me ofusca -tiempo ese baldío y fútil- y sea capaz de solidarizarme con los que aún lidian con lo urgente.

Dotarme de sensibilidad para dejar que lo importante se imponga con su cadencia natural, en esas mentes realistas, que son un contrapunto imprescindible de las mentes que se elevan  transgrediendo el límite de lo razonable…

Ver la entrada original 327 palabras más